¡Conmovedor! Conoce esta última forma de retratar el recuerdo de un ser querido

Una fotografía es la mejor forma de inmortalizar el recuerdo de un ser querido, ya sea de un cumpleaños o un momento especial en familia, es usual tener la necesidad de preservar el recuerdo y que mejor que con una fotografía, pero antiguamente el motivo para realizar una foto familiar no era necesariamente por un motivo para celebrar.  Poco después del nacimiento de la fotografía, en 1839, en París Francia, nació una práctica muy particular.

Las fotografías Post mortem consistían en vestir el cadáver de un difunto, con sus ropas habituales y retratarlo junto a su familia, amigos, compañeros o sino de manera individual. En la actualidad muchos pensarían que esta es una costumbre un tanto morbosa pero en aquella época se veía a la muerte con una perspectiva más sentimental, casi como un privilegio, además del hecho de que las esperanzas de vida en ese entonces era bastante reducida. Es por ello que en muchas de estas fotografías aparecen personas jóvenes e inclusive niños, con el auge de cuantiosas enfermedades y pocas o casi nulas opciones para obtener posibles tratamientos o curas, ya era algo predecible y hasta cierto punto esperada, la muerte de infantes.
Ocurrido el fallecimiento de algún ser querido, la familia decidía recurrir a esta especie de Homenaje, ya que al final, sería el último recuerdo de su ser amado y con ello poder atenuar el dolor de su partida.
Se recurría a distintas técnicas para poder darle una apariencia más vívida al fallecido:
La opción a la que más se recurría era que los padres sujetaban los cuerpos inertes de sus hijos, para aportarle naturalidad al retrato, si ellos optaban por no querer salir en la foto, se escondían detrás de una cortina o una silla
Resultado de imagen para fotografias post mortem
Si la familia lo deseaba, se retrataba al familiar de pie junto a otros miembros de su familia, ya sea con los ojos abiertos o pintados para aportarle realismo.
Resultado de imagen para fotografias post mortem
En ocasiones la fotografía se realizaba con el familiar tumbado en el piso con los ojos cerrados y la familia alrededor de él.
Resultado de imagen para fotografias post mortem
Conforme esta técnica tomó popularidad, se fueron diversificando las formas en que se retrataban a los fallecidos y sus familiares, al paso de los años y con la aparición de más técnicas medicinales, esta costumbre se fue desvaneciendo poco a poco, dejando como legado la importancia y el deseo de querer retratar el recuerdo de un ser querido en vida.
Pero algo que podemos destacar de esta costumbre, en aquella época representaba un ascenso al cielo y proporcionaba el consuelo que las familias tanto necesitaban en ese difícil momento. Al final no se trataba de retratar un cadáver, sino el poder inmortalizar el recuerdo de como fue en vida.

Need Help? Click Here!
Escribenos
Escribenos